Montearroyo: Pantalla de Pilotes

   Comenzamos el mes de Marzo acercándoles la actualidad más reciente de Montearroyo.

   A día de hoy, la obra ha cogido el ritmo frenético que llevará durante los próximos 18 meses. Cada día cuenta, y por ejemplo el pasado viernes festivo en la construcción, nuestro equipo trabajó cómo un día cualquiera. Quedan 710 días para entregar 210 sueños, hasta entonces no nos podremos dormir.

   ¿Y qué estamos actualmente haciendo en la obra que aunque se ve movimiento parece que no avanzamos? Les contamos en detalle:

   Estamos ejecutando la contención mediante pantalla de pilotes, la cual sirve para sostener las tierras perimetrales cuando realicemos el vaciado. Dicha pantalla está formada por unas gruesas columnas hormigonadas en perforaciones realizadas sobre el terreno. A estas columnas las llamamos pilotes.

foto  1Para realizar un pilote primero se hace un agujero en el terreno con una máquina llamada pilotadora, que es como un gran sacacorchos, pero que saca tierra. Mientras los ferrallas, profesionales del acero, van generando el armazón del pilote que se llama armado. Una vez fabricado el armado se introduce en el hueco creado por la pilotadora y luego se vierte el hormigón.

 

Foto 3   Se hace un pilote al lado de otro, y luego otro, y otro, y otro, así hasta crear una línea de columnas, llamada pantalla de pilotes.

   Hoy tenemos ya ejecutados más de 60 pilotes, aunque de momento solo vemos que se asoman unos hierros de la tierra, debajo hay unas grandes columnas que algunas llegan a bajar hasta 16 metros, el equivalente en altura a 5 plantas.

   Pero solo acabamos de empezar, hay mucho por hacer, nuestra pantalla contiene 985 pilotes y 15.000 toneladas de hormigón, equivalente en peso a 3.000 elefantes y todavía nos faltan 2.900 “elefantes” por enterrar. Si sumásemos todas las longitudes de los pilotes podríamos crear un puente entre Arroyo Fresno y Atocha, de momento estamos a la altura de La Vaguada.

   “Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te llevan a él”

   Paulo Coelho